22Octubre2019

22 Octubre 2019
09 Octubre 2019 Escrito por 

En pueblos de Guerrero persiste venta de niñas para matrimonio

  • Por Luis Carlos Rodríguez/The Exodo


 

Énfasis Turístico

Tlacoachistlahuaca, Guerrero.- Es el pueblo de las bodas tristes, de las bodas arregladas, de las niñas y adolescentes que son vendidas por cantidades de entre 50 mil a 250 mil pesos para casarse con hombres mayores, desconocidos o para para saldar deudas que contrajeron sus padres. No es el único lugar con estos “usos y costumbres” ya que la práctica es común en comunidades indígenas de la Sierra, Costa y Montaña de Guerrero.

Las reformas aprobadas por el Congreso de la Unión que prohíben los matrimonios de menores son letra muerta. Es más, aquí los propios jueces civiles, alcaldes o comisariados ejidales son testigos de la negociación que en ocasiones no sólo es dinero en efectivo porque la boda puede negociarse a cambio de ganado, guajolotes, un terreno o cartones de cervezas.

Hermelinda Tiburcio Cayetano, de la Asociación de Mujeres “Kinal Antzetik”, dijo a The Éxodo que en al menos seis municipios de Guerrero que son Malinaltepec, Metlatónoc, Cochoapa el Grande, Xochistlahuaca, Tlacoachistlahuaca e Igualapa se sigue registrando la venta de mujeres, en su mayoría menores de edad.

“En esos y en otros muchos pueblos de Guerrero persiste la venta de niñas y adolescentes de entre 12 a 17 años de edad con fines matrimoniales. Los arreglos son entre el padre de la menor y el comprador, todo ello a la vista de las autoridades que solapan y son cómplices de estos arreglos”, apuntó.

“La venta va desde los 50 mil a 250 mil pesos, para casarlas con un hombre determinado que las escoge y las ve como un objeto. No son casos aislados, pueden ser cientos o miles cada año en Guerrero”, dijo la activista quien cuando era niña fue víctima de estos “usos y costumbres”.

Dijo que a pesar de que existe la Ley para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en materia de Trata de Personas, dichas “ventas” se realizan en las mismas oficinas de autoridades municipales en pueblos cómo Metlatonoc, Cochoapa El Grande y Malinaltepec, entre otros. “El matrimonio se resuelve entre los padres y se cuenta el dinero frente a las autoridades”, apuntó.

El ex alcalde de Tlacoachistlahuaca, Juan Carmona, reconoció que es común y frecuente la venta de niñas para matrimonio en comunidades como Rancho Viejo y otros. “Es una costumbre de más de 200 años y casi siempre los papás del futuro esposo llegan a un acuerdo económico con los de la futura novia que puede tener 12, 13 o 14 años, incluso aunque estos no se conozcan. No es un delito porque se ampara en los usos y costumbres”.

Agregó que los costos de la venta varían de acuerdo con la edad de la novia, ya que una niña de 12 años puede ser “vendida” hasta en 250 mil pesos más regalos o dotes adicionales como ganado, maíz, cajas de cerveza o refresco. Una muchacha ya mayor “o quedada como de 20 años” puede ser vendida en sólo 50 mil pesos.

.

De acuerdo a diversas organizaciones no gubernamentales, en la última década más de 300 mil niñas de entre 12 y 17 años han contraído matrimonio o comenzaron a vivir en concubinato, en estados como Guerrero, Hidalgo, Chiapas y Oaxaca.

En un reportaje televisivo se expuso el caso de Martha Porfirio, menor de la Costa Chica de Guerrero, quien hace cinco años, cuando apenas cumplió los 11 de edad,  iba ser obligada por su padre  a casarse para saldar una deuda. Afortunadamente no se concretó el “negocio”.

“Cuando tenía  11 años mi papá tenía una deuda en la cual no podía pagar, y me estaba haciendo como el intercambio de esa deuda”, comentó y agregó que cuando cumplió 15 años finalmente fue vendida.

“Unos hombres, yo realmente desconozco de quienes eran, fueron por mí y pagaron por mí para que yo me fuera y fui obligada a ir a vivir con esta persona, era mucho, mucho mayor que yo, me acuerdo que apenas iba a cumplir 15 años me acuerdo”, recordó Martha

De acuerdo con cifras de ‘Save the Children’, más de seis mil mujeres entre 12 y 17 años han contraído matrimonio o empezaron a vivir en concubinato, en el último año en México.

La Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (ENADID), expone que el matrimonio forzado en México se presenta como una lamentable realidad ya que al menos una de cada cinco mujeres, entra en unión matrimonial antes de cumplir los 18 años.

En Guerrero el matrimonio infantil sigue siendo una violación grave para los infantes, aseguró la coordinadora de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Guerrero en Acapulco (CDHEG), Fanny Ruth Lara Figueroa, quien agregó que estas prácticas se realizan más en las zonas pobres de la entidad.

Expuso que este tipo de matrimonios de mujeres menores de 18 años se da en regiones como la Montaña y Sierra, donde incluso por costumbres incorrectas ofrecen a las niñas en intercambios o trueques, violentando sus derechos humanos y quitándoles la posibilidad de elegir su futuro.

La Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones de los Hogares 2016 (ENDIREH) del Inegi señala que al menos 947 mil mujeres han sido forzadas a casarse en algún punto de su vida.  423 mil mujeres las obligaron a casarse porque se habían embarazado, 339 mil padecieron «un robo», es decir, las obligaron a casarse en contra de su voluntad y 185 mil fueron intercambiadas por dinero, bienes o propiedades.

 

www.theexodo.com



Dejar un comentario

Asegúrate de introducir la información obligatoria en los campos marcados con asterisco (*). No se permite código HTML.

leftLorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore.

Newsletter